4 de octubre de 2007

Silencio

Dicen que cuando estas enamorado todas las canciones de amor te parecen bonitas. Dicen que cuando estas lejos de la persona a quien amas, escuchar estas canciones te produce algo parecido a la desesperación.

Personalmente, creo que lo que realmente nos engancha a todos cuando estamos enamorados, es que de todas ellas podemos sacar un poquito de nosotros, de nuestra pareja, de nuestra relación. Aunque estés en la Fase A (esa que a todos nos parece tan bonita porque nos quita el sueño, las ganas de comer, nos produce una sensación parecida a las náuseas en el estómago... sí señores, el ser humano definitivamente es masoquista) si escuchas una canción de desamor te encuentras en ella, encuentras el miedo que sientes a perder lo que tienes.

Con "Silencio" de Alejandro Sanz me pasa algo curioso, dependiendo del estado afectivo-parejil que diría Trustno1 le encuentro un significado distinto, pero siempre me parece preciosa. Para mí eso es lo que identifica a una buena canción. Así que comparto con vosotros la letra, a ver qué os parece, y sumándome a su autor "Silencio, que se calle el aire"...

He visto a dos niños
Jurarse abrazados
Eternas locuras
Que sé que ningún ser humano
Se las ha enseñado
Y he visto a la vida
Volar de sus manos
He visto a dos niños mirarse a los ojos
Sentirse felices de estar amarrados
Yo he oído el poema
Que le ha dedicado
Tu huella es mi paz
Y tu horizonte es mi temor
Pero tu huella es mi paz
Aunque jamás será lo mismo aquel rincón
Porque le falta el temblor de tu cuerpo
Y le falta a la noche el relente
Y la envidia de la gente
Y es que yo he oído el poema
Que le ha dedicado
Silencio, silencio
Silencio, que en la cama de un amante
La magia duerme poco, ¿no?
Pero se acuesta antes
Silencio, silencio
Que la magia duerme
Silencio, silencio
Que en la cama del amante
La magia duerme poco, no
Pero se acuesta antes
Y he visto a la gente
Pasarles rozando
Y he visto que algunos se han ido
Y algunos se quedan
Y algunos jamás han estado
Y he visto a la vida
Sentarse a su lado
Y al fin a esa niña mirarme a los ojos
Los versos más bellos, salir de sus labios
Y es que yo he oído el poema que le ha dedicado
Silencio, silencio, silencio
Que en la cama de un amante
La magia duerme poco, no
Pero se acuesta antes
Silencio, silencio
Que la magia duerme poco
Silencio, silencio
Que en la cama del amante
La magia duerme poco
Silencio, silencio
Que se asusta el aire
Silencio, silencio
Que se calle el aire
Que quiero escuchar esos versos
De nuevo en sus labios
PD: esta es mi primera colaboración en este blog, sin embargo, aquellos que visitabais a su predecesor "I want to Believe" sabreis que en aquel colaboraba esporádicamente. A todos, un saludo.

1 comentario:

Alberto dijo...

Algunas personas hablan en silencio; no entre afónicos susurros, sosegados murmullos, o con gesticulados signos; sino en el más absoluto mutismo. Tendidos en la arena observándose mientras el sol broncea sus cuerpos, se contemplan sin mentar palabra; acostados sobre el sofá viendo una buena película, no emiten sonidos, ni ecos sordos; tan solo se miran a los ojos con lenguaje telepático, charlando en silencio.

Los secretos están a salvo en el silencio, las cautelas viven en paz y discreción, omitidas y circunspectas.

El silencio es sigiloso y enigmático, tan prudente como misterioso, tan denso como intenso. Es un lenguaje vehemente, compacto y a la vez extenso. Siempre acompaña a la calma, es tranquilo y reposado; un rumor estrangulado, una conversación sorda, una opinión enmascarada. Hay cosas que solo se pueden sentir y expresar parando el tiempo, ahogando el ruido, sin musitar palabras, sin emitir sonidos; como leer estas líneas, así, en silencio.

http://itoitz.blogspot.com/2007/01/el-silencio.html


Un abrazo.