15 de marzo de 2009

Más de 3.000 gatos abandonados en 2008 por nacimiento de un hijo

Vía "en busca de una segunda oportunidad" conozco la siguiente noticia que me deja helada y llena de impotencia:


"Más de 3.000 gatos fueron abandonados en 2008 por el nacimiento de un hijo
El gato casero que come alimentación industrial y acude regularmente al
veterinario no se puede infectar de toxoplasmosis.

* Ante el temor de que el bebé pudiera contraer toxoplasmosis.
* Muchos profesionales de la salud han creado "una alarma social".
* Unas pautas básicas de higiene evitan el contagio.

El 13% de los abandonos de gatos que se produjeron en España durante 2008 fue motivado por el nacimiento de un hijo. Eso supone que algo más de 3.000 mininos fueron abandonados.
Los propietarios de estos animales domésticos confiesan que tomaron esta decisión ante el temor de que el bebé pudiera contraer toxoplasmosis. Así se desprende de un estudio llevado a cabo
por la web promiau.com, que ha lanzado una campaña on-line para luchar contra las falsas creencias sobre esta enfermedad. Se ha aconsejado de forma equivocada a las embarazadas que no tengan contactos con gatos.

El veterinario David Jolis ha confesado que muchos profesionales de la salud han creado "una alarma
social" en estos últimos años, aconsejando de forma "equivocada" a las mujeres embarazadas que no tengan contactos con gatos.
Sin embargo, ha aclarado, en la mayoría de los casos los mininos no son transmisores de la enfermedad, "y siguiendo unas pautas básicas de higiene se limita enormemente el riesgo de
contraer toxoplasmosis". "Además, el riesgo importante para el feto existe durante el primer trimestre de embarazo y, siguiendo unas pautas para evitar el contagio, éste se reduce de forma drástica", puntualiza Jolis.

¿Cómo se coge la toxoplasmosis?
La infección por toxoplasmosis ocurre principalmente por cuatro vías: por contacto oral con tierra, agua o u hortalizas infectadas; por comer carne infectada, por contacto oral con heces de gato infectadas o por transmisión congénita.

Por ello, "el gato casero que come alimentación industrial y acude regularmente a su veterinario no se puede infectar de la enfermedad", ha prevenido el experto.El veterinario ha recordado que hay una
serie de pautas básicas de higiene para evitar el contagio, como quitar las heces de la bandeja a diario, limpiar ésta con agua caliente y no dar de comer carne cruda al animal." (fuente: EFE, enero)

Me ha parecido oportuno dejarlo en el blog y, así poder ayudar a que mitos-leyendas urbanas (que no son pocas entorno a los gatos) vayan dejando de tener tanta fuerza en nuestra sociedad.

Saludos, Miriam_Trustno1

P.D.: Está entrada la escribo teniendo al lado a Calcetines, mi gato de casi ocho meses que cogí de la calle hace ya bastante, y que no se pierde nada (sobre todo, si es un puntero lo que se mueve en la pantalla).

No hay comentarios: